Micropigmentación para vitíligos

¿Sabes qué es la micropigmentación? ¿Para qué se utiliza? ¿Qué ventajas tiene? Los avances científicos y tecnológicos proporcionan cada vez más aplicaciones para la medicina estética. 

La micropigmentación o maquillaje permanente se especializa en embellecer, equilibrar, rejuvenecer y armonizar las lineas de definición del rostro para conseguir un resultado natural y elegante durante las 24 horas al día. También se utiliza en ocasiones puntuales con la finalidad de imitar el pelo (en el caso de la micropigmentación en las cejas, por ejemplo) o incluso la propia piel. En el caso de los vítiligos, que tienen un transtorno en la pigmentación de la piel, la micropigmentación ayuda a que la diferencia de tonos no se aprecie a la vista.

El vitíligo es una enfermedad en la que se alteran y destruyen los melanocitos, aquellas células que producen la melanina de la piel que nos da nuestro color.

En este caso, se utiliza una micropigmentación clínica que, además de utilizarse para casos vitíligos, también se emplea en tratamientos oncológicos, personas con problemas de calvicie o que quieren disimular cicatrices.

Nuestra piel tiene diferentes tonalidades según la zona del cuerpo y la época del año. Para poder imitar casi a la perfección el tono de piel hay que realizar distintas técnicas y mezclar colores como el rojo, el azul, el amarillo y el negro. A pesar de que parezca imposible simular la tonalidad de la piel con estos tonos, se puede conseguir.

Según la profundidad de la aplicación, la micropigmentaicón durará más o menos tiempo. También influye la utilización de diferentes componentes para pigmentar la piel.